Emma y la Bestia: La vida en el castillo (2ª parte) ~ Blogs Colaboradores

¡Hola! Sigo con el capítulo 2 de Emma y la Bestia, dentro de la iniciativa Blogs Colaboradores. (Podéis leer el capítulo 1 aquí).



LA VIDA EN EL CASTILLO:


Dentro del castillo, Emma recorrió las habitaciones, grandes y espaciosas, con cortinas rojas, decoradas con un gusto exquisito. Pronto descubrió una biblioteca, puedo seguir leyendo, Emma estaba encantada.
Llegó al comedor y descubrió la mesa preparada para dos. Se sentó y esperó con impaciencia la llegada de ese... monstruo, que seguro no era para tanto. A las nueve en punto apareció y se sentó con ella.
Emma estaba horrorizada, era un ser... ¡sí era un monstruo!, era una... bestia. Emma intentó tranquilizarse, pero por momentos creía desmayarse.
Él fue tímido y educado, respetuoso. Ella distante.

Y fueron transcurriendo los días. La verdad es que Emma tenía mucha libertad dentro del castillo, podía pasarse horas leyendo y también había un piano, que no dudaba en tocar durante tardes enteras. A Bestia le encantaba oírla tocar el piano.

Todas las noches, en la cena, Bestia pedía matrimonio a Emma, y esta se negaba.

Emma veía como su felicidad inicial se transformaba en aburrimiento, si por lo menos él fuese... más entretenido, pero no, se conformaba con ver cómo tocaba el piano, ¡qué mujer desea eso de un futuro marido!
La soledad iba haciendo mella en Emma, que además, cada vez se sentía más irritada con la situación. Necesitaba estímulos. La costumbre volvía a ahogar su corazón. No tenía razón para odiar a Bestia, pues este era bueno con ella, pero tampoco tenía razón para amarlo, pues no despertaba sus sentidos. 

Mientras, Bestia tenía esperanzas. Emma era sensible, distinta a las demás mujeres, sin duda. Quería que fuese su esposa no solo por deshacer el encantamiento, sino porque se sentía enamorado de ella y este amor iba en aumento cada día.

Y es que Bestia en realidad era un apuesto príncipe que un hada maligna había castigado y convertido en lo que era ahora, una bestia.

Bestia quería demostrar su amor a Emma, pero no sabía cómo, así que simplemente intentaba ser educado y dejarle espacio, para que no se sintiese una prisionera dentro del castillo. Por otro lado, había dejado una pista por el castillo de su pasado, y pensaba que Emma, como mujer inteligente que era, descubriría. Se trataba del dibujo de su aspecto antes del encantamiento, y pensaba que ella sabría reconocerlo. [CONTINUARÁ]

Hasta aquí el capítulo de hoy. ¡Nos leemos!

Comentarios

  1. ¡Hola! La verdad que no me esperaba esto, se ve interesante y me dejas enganchada una vez más esperando el siguiente capítulo. Esperemos que Emma encuentre el retrato.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!

    Me da curiosidad ver cómo continuarás la historia, ahora que (al parecer) habrá un cambio respecto a la historia original :D.

    Me encantó que Emma fuera más expresiva que la Bella respecto a la Bestia siendo... bueno, una bestia XD. Es agradable ver los contrastes entre ambas mujeres, le dan un aire nuevo a esta versión.

    Hasta el próximo capítulo, ¡saludos!

    ResponderEliminar
  3. Pobre Bestia, él todo amabilidad y educación mientras Emma lo ve como un aburrido xD
    Espero el siguiente, para ver si logra conquistarla o no. Ya veo que ella regresa a su casa y Bestia sigue igual.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Adopta una autora #1: Reseña de Colores Prohibidos, de Josune Murgoitio

Citaura febrero: La chica de pelo rojo

Dear diary febrero: Mi venganza